martes, 20 de enero de 2009

Mesa blanca
sin papeles,
cambios estacionales
embargados.



Fina arena
de espuma blanca,
estrellas vacías
en noche desamparada.


Dormido taconeo,
bebe fina agua
de los deseos.






Pergaminos plegados
pestañean en el quicio
de un desquiciado
guiño.





Extendidas las
ramas mecen
el viento amargo.


Látigos cándidos
en la ventana:
ella abandonó.




Muros incrustados,
metarmofoseada
humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario