jueves, 29 de enero de 2009

A mi abuela María.

http://www.youtube.com/watch?v=0dPS-EHl-FE

Dicen que el tiempo lo cura todo, el tiempo ya no es aquel medicamento que uno tomaba de pequeño para bajar la fiebre, el tiempo se ha cansado de esperar.
Cuando una persona muere, cuando esa persona está tan próxima a tu corazón, se hace duro pensar que un día no estará contigo para compartir cada desaliento y alegría, casi catorce años sin ella, sin su consuelo ni sabiduría, esa inteligencia que da la experiencia, ella es el pentagrama sobre el cuál compongo cada día la musicalidad de los sentimientos.
Casi catorce años no entiendo porqué mueren tan rápido los años, mañana sería tu cumpleaños, ya no habrá llamadas ni regalos, tampoco tarjeta de felicitación. tan sólo podré besar tu rostro en viejas fotografías guardadas en mi habitación.
Ese hueco insustituíble, pasaste al otro mundo sin dejar un pequeño rastro para poder buscarte, desorientada deambulo por Madrid, mi corazón está allí, en Sevilla, desde la Alameda a la calle Sierpe, desde San Esteban hasta Santa Ángela de la Cruz, esos largos paseos estacionales.
Recuerdo las despedidas, todos nos metíamos en el coche tras besarte una y otra vez, mi padre al volante mientras nosotros te mirábamos para decirte el último adiós, tratabas de esconder las lágrimas pero no nos engañabas, éramos el único descanso que tenías, éramos tu esperanza y tú nuestro ejemplo de vida.
Hacías que luchara por ser mejor persona y darte esa paz tan deseada, eras de esa clase de personas silenciosas que con una mirada te hacen luchar, nadie me dijo que al perderte parte de mí se desintegraría, con tan sólo ocho años te vi marchar, fatídica noche de agosto que marcó un antes pues para mí no hubo después.
Desde ese momento comencé a escribir, siempre he dicho que moriste para que naciera en mí la Poesía, tú eres cada verso escrito, eres mi corazón, mi refugio, no se aún que haré el resto de mis días, aún no puedo imaginar que nos separan al menos sesenta años.











http://www.youtube.com/watch?v=V7B05FtJMMk

No recuerdo
tu edad,
no recuerdo
tu mirada,
no recuerdo
esos abrazos.
Tan sólo se
que un día
te tuve a mi
lado.
No recuerdo
tu edad, los
años mueren
demasiado rápido.
Un día celebré
contigo tu edad,
ahora, sin embargo,
lucho por retener
esos pétalos que
guardé.
Eras mi ruta
de casas blancas,
eras flor de azahar,
eras y serás el
mejor ejemplo
de vida.
Un día lloré
en tu regazo,
un día sonreí
con ingenua
mirada mientras
me enseñabas
que la mejor
escuela de vida
es la humildad.
Mañana, será
ese día, mañana
será ese pasado
futurizado.
Dejaste la vida
para dejar de
cumplir años
convirtiéndote
en flor infinita,´
dejaste de marchitar
para caminar siempre
a mi lado.
Invisible, en un rincón,
todo lo que fuiste en
vida lo seguirás siendo
en cada verso que escriba.
Te debo mi corazón,
te debo mi voz,
cada palabra no
escrita, cada silencio
hablador.
Dulce compañía,
solitaria te busco
en cada esquina,
recompongo tu
difuminado rostro
con melancolía.
Añoro la
añoranza de la
despedida.
Añoro esa ciudad
que me guió,
mostrándome
que la vida puede
ser también dulce
melodía.
Ahora, tan sólo
puedo besar ceniza,
tú, ceniza, de la
cuál brotó poesía.
Tú, eres Poesía,
eterna palabra
sobre mis manos,
tú, flor de azahar
desapercibida,
inspiración de
inspiraciones.
Que mi voz
se quebrante
si el olvido se
abraza a tu
mirada, que
mis manos se
paralicen si mi
mente deja
de dibujarte.
Pues fuiste
y serás mi
poesía.
No recuerdo
tu edad, tan
sólo tu nombre,
no recuerdo tu
edad, tan sólo
el amor que me
diste y que desde
el cielo sigues dándome.




http://www.youtube.com/watch?v=U3lhLYa6JmU



pumukimuakas

No hay comentarios:

Publicar un comentario