lunes, 26 de enero de 2009

Si el olvido
hablase,
si el olvido
olvidase,
estaríamos
ante una
vida sin
detalle.
Si el olvido
crease arte,
si naciera
un nuevo
guiño o
un nuevo
recurso
estilístico,
si con cada
verso naciera
la correspondencia
de dos corazones,
estaríamos ante
una nueva era
donde el tiempo
paralizado sería
la consecución
de suspiros
integrados
en sonrisas,
siendo la vida
un nuevo camino
sin caídas ni
obstáculos
que dificulten
la diaria andadura
emprendida desde
el ocaso.
Paseando entre
nubes acaricio
esa tierra lejana,
el rostro se arrastra
lentamente sobre la
grava.
Depurando lo vivido
tan sólo es guardado
los dulces recuerdos
de una infancia acallada
por tu ausencia.
Quise decir adiós
cerrando puertas,
quise perdonar
aunque no pidieran
perdón.
Deseé rozar tu
piel, lijarla, limar
cada aspereza,
con la muerte
de los años el
irreparable daño
sigue conmocionado
por la ausencia de
lágrimas.
Nada, vacío,
perpetuo abismo
de secretos escondidos
en pequeños bolsillos
cosidos a una pálida
piel.
Abrazada a tí,´
te sueño cada amanecer
siendo ese abrir de ojos
un nuevo ocaso diurno
donde apenas te
puedo ver.











pumukimuakas

No hay comentarios:

Publicar un comentario