sábado, 14 de febrero de 2009

Eros, Cupido
o Kamadeva,
nombres bajo
imagenes.
Sentimientos
comercializados.
Desequilibrada
armonia entre
el drama y el amor,
besos robados
en un viejo vagón.
Todo florece, vuelan
las abejas alrededor
de una envenenada
miel desértica.
Todo tiene su
momento y su
lugar, todo tiene
su consonancia
y melodía.
No sirve que
otorguen tan sólo
un día a un sentimiento
que ha hecho girar
el universo.
Eterno corazón
de corazones, hilo
conductor de vidas,
reducido a un simple
día enmarcado por
por insulsos eslóganes
clavados en aceras
y edificios mientras
sangran por no
haber conocido
su verdadero destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario