sábado, 28 de marzo de 2009

Caen las sombras
descubriendo luces,
cae la oscuridad dando
paso a tierras fértiles.
Progenitoras de nuevos
días con nuevas horas,
son las penas el preludio
de nuevas alegrías.
Caen copos de nieve
sobre seca tierra
amamantando lo que
nacerá, siendo vela
encendida en medio
de lúgubres habitáculos
apagados.
Será un nuevo día
aquel que fue escrito
y guardado, es tiempo
de respirar, tiempo
de correr sin mirar
atrás, tiempo de observar
el silencio que separa cada
cuerpo de la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario