miércoles, 18 de marzo de 2009

Desgastado,
cansado de
mirar, cansado
de soñar,
Se marchó para
no volver, cerró
su puerta, cada
ventana.
Marchitado el
hielo, cayeron
los ojos en noche
cerrada tras
los focos cegadores
del alba.
Mirada de miradas
tras las voces calladas
en medio de un tétrico
escenario de aquel
día olvidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario