lunes, 30 de marzo de 2009

Humo de los
pulmones,
cajas chinas
de jade, son
los abismos
sepulcrales
aquellos que
separan la
realidad del
arte.
Conversaciones
exteriores guardadas
en viejos acordeones,
un niño llora mientras
su madre le acaricia,
una novia deja de
ser novia para convertirse
en la gran olvidada.
Caminan dos ancianos
hablando de tiempos
pasados, ríen, lloran
sobre unos recuerdos
ya lejanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario