jueves, 16 de abril de 2009


Besa el rostro,
poesía sorda
entre caminantes
de paralelas aceras.
Esas manos tan
soñadas enredadas
en tinta roja sobre
pentagramas.
Incoloro beso
arrastrado del
pasado, presente
futurizado mientras
es el corazón quien
siente y piensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario