viernes, 3 de abril de 2009

Desearía ser
payaso de dulce
melancolía.
Ser esa lágrima
de mimo en esos
silencios donde el
corazón sienta que
todo falla.
Desearía ser luz y
oscuridad, todo en
su momento, balanza
junto a su equilibrio
mientras todo pasa
y todo sale fortalecido.
Desearía ser títere
sin con ello lograra
una sonrisa, coleccionar
cada lágrima tuya y
hacer fértil este mundo
donde la hipocresía y el
engaño han convertido
lo que un día floreció
en desérticos oasis
ensoñados.
Ser pie, ser huella,
ser constante pluma,
que cada dedo de mis
manos sean una prolongación
de cada sentimiento en
constante expansión sobre
tu triste mirar salvándote
de la soledad y el encierro
descubriendo aquello oculto
tras bambalinas de teatros
cerrados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario