domingo, 19 de abril de 2009


Esos ojos
besados
en la noche.
Esa mirada
que no supo
decir basta.
Muñeca de
mirada triste,
niña de los
ojos de plata,
desconfigurada
esencia jugando
ser el todo y la
nada.
Niña que no sonríe,
niña angustiada,
manos de hierro
forjando versos
en un rincón de
la casa.
Boca cerrada
escondida tras
las ventanas,
carcoma de sentimientos
bajo tablas pisadas.
Bailarinas lágrimas
arañando el presente,
agridulce pasado
que soñaba con
un futuro inerte.
Niña de ojos tristes
bajo losas lapidadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario