domingo, 31 de mayo de 2009

Bailan las
gotas sobre
desérticas
superficies.
Propagandas
baratas retienen
sentimientos.
Muerdes el labio,
rozas cada nudillo
arrastrándolo con
rabia por fríos
edificios.
Sangran los chasquidos,
la lengua pegada al
paladar, dientes sin
brillo que no sabes
que argumentar
para acariciar
el entendimiento.
Controversia
conformista
irritada por
el caótico pluralismo,
carencia de diversidad
en un asfixiante mundo
sujetado por fuertes
sogas.
Ahora sin arbitrio
ni desenfreno, la
miel amarga cae
de los pulmones,
residuos divagando
con firmeza ante
la insegura orbe
donde la argucia
falta de deseo
pisa con ímpetu
la dolencia de
un nuevo alborear.
Brotes coléricos
anidados en las
uñas, heridas
sin cura, palian
las noches perdidas
cuando fui aquello
soñado, ese pétalo
arrastrado con la
mano al corazón.
Fui lo pensado
y olvidado, cultivo
disecado, orquídea
negra entre manos
grises esperando
ese nuevo suspiro
convertido en
eterno rayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario