domingo, 17 de mayo de 2009

Las manos
hablan de
un mundo
paralelo.
Cuentan
cuanto
sienten
y padecen
en este extraño
momento.
Uñas clavadas
de una en una
en la tierra,
muerden los
segundo guardados
en el anonimato
de cada verso.
Besos fundidos
con la pasión
y el desengaño.
Beso mientras río,
beso mientras dejo
caer lentamente las
lágrimas del recuerdo
pues con cada año
muerto me alejo más
de ese ser que un
día fui.
Era sonriente, alegre,
sencilla, ahora universo
encerrado en un microclima
de melancolías y extraños
sueños que agonizan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario