viernes, 15 de mayo de 2009


Siento la boca
en el silencio
que me das.
Quemo raíces,
fumo el aire
mientras observo
el rastro de ese
cuerpo hundido
en el reflejo.
Paralizado momento
que diste, otorgando
un papel importante
a la esperanza.
Todo duerme mientras
juegas a ser aquello
que no serás, mientes,
comentas, enseñas
moralidad cuando ni
tú mismo sabes lo
que contiente.
Aléjate y no hables
más pues son tus
palabras el mayor
crimen contra la
libertad.
No hablas de amor,
no conoces la esencia,
caminas sin caminar
levantando tu mirada
sobre los hombros de
los demás.
No sirves ni para besar,
no sirves para amar,
mientes y mentirás.

2 comentarios:

  1. cuanto rigor! Los besos entonces deberan brillar como el acero brilla, como cañones!
    Me gusta el realismo erotico que despliegas, promete luchas de liberacion y revoluciones
    .

    Por mi parte de invito a una aventura, un saludo

    ResponderEliminar
  2. tp creo k sea realismo erotiko
    sino melancolia extrema ante una realidad muerta



    a una aventura¿?

    ResponderEliminar