martes, 2 de junio de 2009

Finaliza


el ensayo,


actuación


previa al


desalojo


estacional.


Cambio de


ritmo, fusiones


insensatas a la


espera de mentes


pensantes que


dejaron de hablar


de arte.


Caen las hojas


sobre el rocío


bañándose en


sangre aquello


concebido.


Parpadeantes


destellos lanzados


contra la pared.


Furia contenida,


campos abiertos


cuyos límites


son marcados


por la insidia de


un cansancio.


Giras las pupilas


huyendo de nuevo


llanto amamantando


la pena con cigarros

mal apagados.

La vida arrancó

demasiado tarde,
encarceladas marionetas,
tristes rostros amargos
maquillados por la angustia.
Semillas malgastadas,
invertidas en pobres
causas.
Esperanza marchita
bajo las ruedas de
trenes, chirrían
los sentimientos
cuando el silencio
calla demasiado
y la vida sigue
sus propios pasos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario