martes, 21 de julio de 2009


Accedes a un
mundo, accedes
a una vida.
Caminas separado
de aquello que temes,
subes, bajas,caes ante
aquellos que olvidas.
Presos de un macabro
reflejo encadenado
a unos pies quebrados,
agotados de una inútil
andadura en busca de la
estabilidad.
Nada prevalece, todo
muere, las hojas
renacen tras un
prolongado estatismo
incendiado por el
arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario