sábado, 11 de julio de 2009

Grito de luna
en noche ahogada
y apagada.
Bajo un halo
solitario anclado
en mi cama.
Niña,¿cómo
suena tu corazón
esta noche perdida
entre sábanas?
Niña, ¿porqué
caen con furia
las lágrimas sobre
la almohada?
Si algo sobra es
la soledad, tan
innecesaria cuando
las estrellas dejaron
de hablar y tan solo
deseas que su voz
apague las luces
de este cielo lleno
de tristeza.
Llora la lluvia junto
a ella, convertida
en tormenta veraniega,
la sombra de un árbol
golpea con rudeza el
silecio rompiendo la
calma hasta ahogar
definitivamente la voz
del recuerdo, siendo
el recuerdo quien
teclea cada palabra.
Los dedos bailan
sobre las letras,
acariciando el desconsuelo
de una noche olvidada en
esas esquinas que un
día fueron pisadas.
Larga espera para quien
desea escuchar cada
palabra siendo este
silencio el asesino
de esa niña acunada
desde la distancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario