viernes, 10 de julio de 2009


Las palabras
convertidas
en abrazos,
los silencios
convertido
en besos.
Abrazos lejanos
cortan la distancia
siendo ese dulce
beso agua pura
sobre la cara.
En la brevedad
de un verso bailan
tímidos sentimientos,
siendo la luna de
verano el reflejo
de un corazón
que empieza a latir.
Los abrazos, para
el tiempo, sobre
tu pecho, sobre tu
cuerpo, corazón
con corazón, estamos
allí, refugiados del
tiempo.
Los abrazos, viajeros
con rumbo directos
al oasis creado,
donde somos
suspiros acariciando
palmo a palmo cada
rincón de nuestros
cuerpos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario