jueves, 2 de julio de 2009

Todo gira
en esta noche,
el viento acaricia
la cara, las letras
se abrazan creando
palabras, se besan
los versos, nacen
los sentimientos.
Nace la lluvia,
nace el día,
crece el cielo
prolongando
el tiempo.
No hay colores
no hay silencios,
tan sólo deseo.
El deseo, intenso
baile sobre la piel,
el cansancio convertido
en fuerza, el llanto
en sonrisa, esa larga
espera en movimiento.
Respiro entre suspiros
lo que tengo,
firme mano acariciando
el rostro.
Respiro ese sueño,
ese dulce gesto,
aquella muñeca
de trapo descorazonada
y desvencijada por
el pasado se ha convertido
en un corazón completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario