viernes, 28 de agosto de 2009

Almacenes,
grandes superficies
de ideas inertes.
Maniquíes, cuerpos
convertidos en dinero,
grandes almacenes
suplantan teatros,
cines...
Abrazan las calles,
con sus manos atrapan
mentes jóvenes
con el fin de hacer
de esas personas
meras reproducciones
de las últimas tendencias
de moda.
¿Dónde está el realismo?
Venden corazones,
protitutas del presente
lloran ante la pérdida
de un posible cliente,
sin más alimento
que la recreación
de paupérrimas
vistas, caminan,
pisan, golpean
los nudillos
contra los altos
muros de Gran Vía.
No existe el amor,
no cabe el sentimiento
en los corazones.
¿Dónde está?
Faltan valores
para luchar por
la verdad,
pérdida de fluidez
mental, ahora,
mírales, bailan
últimos hits,
comentan portadas,
cotorrean entre susurros
como máquinas manipuladas.
Grandes almacenes de ideas
en rebajas, siendo la razón
humana rebajada a un
ridículo instinto de
superioridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario