miércoles, 26 de agosto de 2009

Midieron un atardecer las comisuras de la boca, rojizo anocher ante tan drástica despedida, ¿de qué se despedía? Caminos sitiados, bloqueados para quienes creían que el amor sería su mejor aliado, era tan fácil cambiar de canal, con o sin frecuencia siempre había una imágen abierta, un ligero recuerdo de la infancia o adolescencia durmiendo a los pies de la cama.
Cuando te preguntan qué echas de menos, no sabes responder, bajas la mirada, resoplas y entre suspiros dices todo aquello que dejé en el camino, ¿qué camino exactamente dejaste? ¿alguna vez comenzaste a caminar o sigues parado?
Sueñas y entre sueños olvidas el presente huyendo del pasado, ves demasiado lejano el futuro, planificas cada segundo, en cuanto algo se sale de las manos un ligero hormigueo se va apoderando del nerviosismo, en ese momento comprendes que temes el silencio, enciendes el ordenador, deseas conectar con el mundo exterior para huír de ti, huyes de una forma enloquecida, huyes de tu vida, de aquello que eres.
Nostalgia, temes esa melancolía que te acompaña en soledad constantemente, no lloras, no puedes llorar, ahogas en gritos las palabras que nunca pronunciaste, elevas la muñeca para ver la hora, no llevas reloj, hace mucho que lo tiraste pues era el paso del tiempo el mayor fracaso, fracaso por no utilizarlo como debiste.
Corres al espejo, cuanto ves es un simple reflejo de la realidad que te rodea, caminas sentado bajo cerezos y flores sin lágrimas, aquellas lágrimas robadas que te sirvieron para calmar el eco, un eco convertido en recordatorio de quienes te amaron o rechazaron.
¿Dónde estás? Punto cero, un nudo en la senda, profundas grietas arrastran el cuerpo hacia la oscuridad, sin logros ni sueños, es la realidad el único instrumento.

1 comentario:

  1. ESTOY TRISTE



    ESTOY TRISTE COMO LA TIERRA CUANDO NO LLUEVE,

    COMO CUANDO NO SALE LA LUNA,

    ESTOY TRISTE COMO EL DESAMPARADO SIN TECHO,

    CUANDO NO TIENE ALIMENTO,

    ESTOY TRISTE COMO EL CIELO NUBLADO,

    EN UNA TARDE DE ABRIL,

    ESTOY TRISTE COMO UN NIÑO SIN MADRE,

    COMO UN ARBOL QUE SE SECA,

    COMO EL AVE QUE SE QUEDA SIN COBIJO EN INVIERNO,

    ESTOY TRISTE COMO EL HOMBRE QUE SE DIÓ CUENTA DE QUE NO EXISTE DIOS ALGUNO QUE LO PUEDA SACAR DE SU SOLEDAD,

    COMO MUJER SIN CONSUELO,

    ESTOY TRISTE COMO AMANTE RESENTIDO DE QUE SU AMADA HAYA PARTIDO SIN SIQUIERA HABERLE AVISADO EL POR QUÉ TUVO QUE IRSE.



    MI TRISTEZA ME EMBARGA,

    ME ATURDE,

    ME AMARGA,

    ME TRAGA Y

    ME MATA...



    MI TRISTEZA ME ENTRISTECE,

    COMO AL DÍA CUANDO ANOCHECE,

    COMO AL JOVEN ROSTRO CUANDO PALIDECE,

    COMO CUANDO TE DIGO TE AMO Y TE MUESTRAS INDIFERENTE.



    MI TRISTEZA CON RECUERDOS ME EMBELEZA

    ME LLENA DE PENSAMIENTOS LA CABEZA,

    ME TIÑE LOS DÍAS A VECES DE ENTEREZA

    Y ME HACE PARECER UN SINVERGUENZA.



    ESTA TRISTEZA ME LLENA,

    ME CIEGA,

    ME ENOJA Y

    ME ACONGOJA.

    ResponderEliminar