martes, 8 de septiembre de 2009


¿Lo sientes?
Sientes como
antes de caer
ella acaricia
tu cuerpo,
perfumado
el aire de tierra,
el cielo rompe
a llorar ante
el silencio.
Lloras, sientes,
acaricias de nuevo
ese rostro enmarcado.
Gritas ahogado ante
una nueva y próxima
tempestad.
Caes, dejas caer las
manos sobre las
huellas, palpas
ese rostro iluminado,
lo besas, caes y en
el fondo del abismo
dos pupilas cegadas
ven más allá del
pensamiento.
Noche encerrada
en la palma de las
manos, esbozando de
nuevo aquel repetido
sueño un insomne
cansancio se apodera
del arrepentimiento,
agridulce espera
dormida en el
regazo.
Los días oscurecen
como grandes puertos
sin mar, como desiertos
bañados de saladas
corrientes.
Bifurcación de deseos
incontrolables tan sólo
quieren ser controlados
evitando de nuevo el
sufrimiento ante un
posible fracaso.
Cosenchando ideas,
el alimento no es alimento
sino palabras acumuladas
en el estómago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario