domingo, 1 de noviembre de 2009


Actor sin
guión escrito,
actor de falsas
comedias nacidas
de auténticas
tragedias.
Huyendo de la
vida, la existecia
se apoya en
pequeños gestos
que logren acariciar
la desnudez de un
rostro enmascarado.
Capa sobre capa
la reconstrucción
de la mirada supone
una lucha diaria.
Huyen las miradas
esquivando la verdad,
llegan al autoengaño
mientras beben
copas vacías.
Las neuronas
pierden la expresión,
cuerpos vacíos alcoholizados,
la noche apagada, calles
vacías, todo tan frenético
y tan triste.
Ya no hay sonrisas alegres,
ya no hay sonrisas que
abracen la soledad y
creen nuevos hogares.
Muere la noche tras dar
a luz un nuevo día,
¿qué quedó de cada
sonrisa?
Máscaras, tan solo
hay máscaras para
cada día de la semana.
Ayer reinó la inseguridad,
ayer bailaron pies
quebrados sobre pentagramas
de plomo mientras unas
cuerdas desafinadas
tarareaban la proximidad
de la temida máscara
de la realidad.
Se apagaron las luces,
cada uno en su hogar,
el eco de la última
ilusión golpea
cada pared hasta
llegar al corazón.
¿Qué podremos
contar mañana?
¿Caerá el juego
enmascarado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario