miércoles, 25 de noviembre de 2009


Cuando tus
ojos dejen de llorar.
Menguarán los cipreses
en noche temblorosa
hasta besar la pálida
piel lunar.
Cuando tus
ojos dejen de llorar,
los sentimientos
velarán en silencio,
las calles se vestirán
de luto.
Cuando tus
ojos dejen de llorar,
serán esbozadas
sobre oscuras
telas los sufrimientos,
serán rotas las pasiones,
una vida sin existencia,
una existencia sin
aliento.
Cuando tus
ojos dejen de llorar,
serás desnuda
piedra cubierta
de hielo, ligera
hoja cuya sombra
aún permanece
en el último reflejo
que tu voz sembró
en ondas insonoras
desprovistas de
movimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario