lunes, 30 de noviembre de 2009

¿Dónde termina
la vida y comienza
el ensoñamiento?
¿Son los sueños
el principio motor
de la respiración o
un falso escenario
donde somos los
protagonistas de
un agónico esperpento?
Despiertas y sientes
que no eres tú sino
un leve reflejo de
una herida no sellada,
una gota de sangre
resbalando por amplias
y desconocidas calles.
Caminas y conforme
tu cuerpo avanza
sientes la tierra
que fue pisada
con venganza.
Lloran las aceras
al verte caminar,
llora el cielo en
su máximo deseo
de evitar la caída.
Suspensión de
rostros encadenados
al corazón.
Difuminados ojos
decorados en el
pensamiento,
ilusiones embellecidas
tras la muerte de
ese adiós.
Envueltos en
una fría piel,
son analizadas
las palabras,
no hay esperanza
sino ópticas ilusiones.

3 comentarios:

  1. Muy bueno señorita pumuki, quien escribiese asi... te envidio jeje

    ResponderEliminar
  2. mil thanksss neneeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee aunk acepto criticas constructivas

    ResponderEliminar
  3. tranquila, seguire leyendo y ya sere malvado si hace falta... aunque siempre constructivamente :)

    ResponderEliminar