jueves, 26 de noviembre de 2009

http://www.youtube.com/watch?v=3vgA6pe8Ho8

Ensangrantadas
manos, dedos
inertes acariciando
la distancia entre
una lágrima y el
silencio.
Pared, sentada
la frente en ese
frio muro levantado,
contemplo caer
las hojas caducas
nacidas del olvido.
Lo que un día fue
no volverá a
respirar.
Aquello que
respiró camina
sentado en esa
silla vacia transformada
en agónico cansancio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario