martes, 8 de diciembre de 2009

Observas,
y en la observación
compones agrias
melodías.
Caes en la suspensión
de un abatimiento
disfrazado de resignación.
Recuerdas más de lo
debido, rompes con
las manos aquel
dulce rostro que
un día fuiste.
La gravedad te
golpea sosteniendo
el aliento sobre
llamas metálicas,
palidecen las llagas
versificadas.
Caes, ¿quién fue
tu enterrador?
¿Quién logró
hacer de ti
un desterrado
bululú?
Abriendo camino
cuando las calles
son enterradas
bajo largas miradas.
Abriendo camino
cuando el cielo
se precipita
sobre los descarnados
ojos de vengativas
caras que despojan
sueños ajenos.
Buscando llaves,
tan sólo eso,
buscando la apertura
hacia nuevos tiempos.

2 comentarios:

  1. bululú eran especies de compañias teatrales primitivas, el origen del teatro, actores...

    ResponderEliminar