miércoles, 2 de diciembre de 2009


Suspensión
de puntos
elevados
hasta la
separación
de ese único
mundo que
un día caminó
por solitarias
calles.
Suspensión
de puntos,
creando líneas
divisorias
que oculten
la decepción.
Al abrir los
ojos tras un
ligero y punzante
pestañeo ves
que el escenario
estuvo lleno
de maniquíes,
figuras ancladas
en sombras que
aprendieron
a hablar con
aparente humanidad.
Comen de los restos
quienes por sí mismos
no pueden respirar
por falta de realidad.
Juegan con versos
quienes muertos
reavivan sus
espíritus usurpando
movimientos y gestos.
¿Mente real o simplemente
un falso eco de lo que nunca
podrá alcanzar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario