lunes, 4 de enero de 2010


Capturando
el segundo,
cerrada la
mirada,
sin deseo
de ver más
allá por temor.
Huye el miedo
del sufrimiento
y el sufrimiento
del sentimiento.
El recuerdo
abandonó el
rostro de la eternidad
en una lucha perdida
siendo la perdición
de la agonía.
Sumadas las horas
prostituídas esperando
en cada esquina que
la mente sienta
lo que el corazón
piensa.
Los pies quisieron
bailar, moverse,
el ahora escribe
en silencio la lejanía
del entendimiento.
El ahora llora la
muerte del pasado
y la incertidumbre
del mañana, siendo
su esencia ensoñada
el principio motor
de la respiración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario