viernes, 16 de abril de 2010


Murió en
nuestras
manos.
Frío desvestido
en ardientes
pupilas.
Murió viendo
florecer las
flores sobre
su cuerpo
desnudo.
En la desnudez
encontró la
apatía al no
sentirse amado.
Murió para
más tarde
renacer sobre
miradas apagadas
cubiertas de recuerdos
malditos.
Malditos recuerdos
que pintan un detestado
brillo en la boca,
esa boca sedienta
de pasado en busca
de un futuro aceptable
mientras el presente
se desliza punzantemente
sobre las manos.
Murió sin decir nada,
sin avisar, tiempo
nuevo para nueva
respiración, el tiempo
se consume como
un perro abandonado
en carretera desierta,
se deshace como
un cigarro mal
apagado, como un
fuego cubierto de
rocío.

6 comentarios:

  1. Qué bonitos los poemas,los escribes tú?
    Me encantan tus fotos también (:

    ResponderEliminar
  2. mil thankssssssssssssssssssssssssssssss, si los escribo yo y las fotos son mias aunque esta precisamente me la hicieron, ejejejejej

    pumukimuakas :)

    ResponderEliminar
  3. Preciosos poemas!!:)
    Un beso fuerte y no dejes de publicar.
    :D

    ResponderEliminar
  4. muchas graciasssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  5. Me uno a los halagos!

    si es que esto me pasa por no pasarme por tu bog desde hace tanto, que he me he perdido muchas de tus creaciones jo

    ResponderEliminar