martes, 22 de junio de 2010

Arriba, en lo
más alto,
un cielo cerrado
abriéndose con
cada paso.
¡Ahí! Justo allí
donde las estrellas
son lágrimas infinitas
encerradas en la
oscuridad de una
mirada que brilla.
¿Lo sientes?
¿Notas como recorre
por tu cuerpo la fugacidad
del día?
Allí, donde somos aquello
que nadie es, donde
desaparecemos en
nuestras propias manos.
Allí, en la desnudez de
un sentimiento en pleno
éxtasis, en la fina desnudez
de una lluvia sobre el
corazón, hoy florecen
los latidos.
Renacen en las venas
aquellas raíces muertas.
Hoy, vivo.

1 comentario:

  1. Hi... Looking ways to market your blog? try this: http://bit.ly/instantvisitors

    ResponderEliminar