lunes, 14 de junio de 2010


Soy amante
de las palabras
no solo de los actos,
sino de aquellas
palabras que
te acarician
el rostro suavemente
hasta rejuvenecer
el corazón.
Miedo, hay tanto
miedo oculto,
tantos silencios
incómodos ahogados
en acelerados latidos.
Amante y coleccionista
de palabras llegadas
de la boca, que pasando
por ambos oídos golpean
el corazón cuando
no son proyectadas
desde sus labios.
¿Porqué le cuesta
tanto al ser humano
mostrar la raíz del
sentimiento?
Amante de palabras
pero no de palabras
desconocidas sino
de tus palabras.
Ver el cielo desde
la noria, girar
alrededor de un
latido cuando
tu boca se acerque
a mi boca.
Amante de aquellas
palabras encerradas
en la boca de tu silencio.
Espero.

2 comentarios:

  1. Curiosamente, y no por hacerme el gracioso, me he quedado sin palabras, me ha encantado :)

    ResponderEliminar