domingo, 19 de septiembre de 2010

Frío, sentir
frío cuando
aún renace
el sol.
Constante
nocturno
en los oídos,
hielo desde
las venas
hasta el
corazón.
Frío pese
a ser abrigada
por viento suave
que acuna los
sentidos.
Muerte,
autodestrucción,
estado vegetativo
para quien desea
descubrir un
simple y misterioso
latido.
Pasan los días,
los meses y
el corazón en
constante caída
yace bajo unos
temblorosos tobillos.
Titubea el pensamiento:
"Acción"

2 comentarios: