miércoles, 1 de septiembre de 2010

Una puesta
de sol para
cada beso
dado.
Un amanecer
para cada beso
recibido.
Un sueño infinito
por cada abrazo,
orquídeas de cristal
bajo el brazo cuando
pienso en un futuro
a tu lado.
Desconozco los rostros
del amor, desconozco
el día a día, siento
perderme en el
miedo de diseño,
en esos miedos
creados para
aniquilar sentimientos.
Hay clases de temores
víricos contagiados
por la inseguridad
que debilitan la
esencia del ser
humano.
Documentado el
instinto con falsa
información los
ojos perdidos
encuentran
un destino
desafortunado
donde el rencor
hacia un pasado
nos paraliza
de pies a manos.
¿Dónde está la
realidad?
Pintando rosas
que lloran a lo
largo de un camino
enredado, dibujando
espinas en los ojos
mientras la boca
sonríe al fracaso.
Hace tiempo que
dejé de llorar,
hace tanto tiempo
que no recuerdo
cómo llora el mirar.
Derramo lágrimas
silenciosas que
martirizan el
alma a base
de puñaladas.
¿Dónde desembocaron
mis lágrimas?
Las busco y sin encontrarlas
las versifico con cada herida
que merece ser llorada.

2 comentarios:

  1. Si, ya veo que no has perdido el tiempo este verano :)

    ResponderEliminar
  2. Oye me encantó...se nota que tienes talento. Vitita mi sitio:

    www.elcentropuntual.blogspot.com

    ResponderEliminar