martes, 2 de noviembre de 2010

Amo la
complejidad.
Tu mundo;
perfección
de imperfectos
donde habito
huyendo de
oscuros lobos
que muerden
mis tobillos.
A ritmo desafinado
de vals bailo en tu
pecho.
Bajo luna llena
vacio la mirada
esperando tus
palabras.
Gritan cuerdas
insonorizadas
desgarrando
las manos
de quienes
tratan pulsarlas.
Raíces ancladas
en latido de una
noche ardiente
enclaustrada
en un temido
silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario