viernes, 25 de febrero de 2011

Nosce te ipsum


Las flores
besaron tu suelo.
Ese amargo
suelo pisado,
aquellas flores
marchitas sobre
corazón envejecido
prematuramente
por el tiempo.
Dejaron de existir
las orquídeas dando
su hogar a altos
cipreses.
Alfombra de verde oscuro
ennegrecida por tétricas
lágrimas de amores
perdidos.
Amores olvidados
y recordados,
bajo la copa de
una naturaleza
desnuda.
Y dibujo espejismos,
enmascarada esperanza
descorazonada.
Con un corazón silenciado
por odios y rencores
es disfrazado con una
repetitiva pseudo
felicidad, nutrida
de un amor ideado
a molde con la necesidad
de amar y ser amado.
Arden esas lágrimas
tan escritas, arden
quemando la piel,
señalando la suspensión
del cuerpo en la soledad,
cuando tus puños golpean
desviviéndose por aniquilar
cada sueño.
Aquí estoy, aquí estamos,
en la suspensión de limitados
puntos supensivos, creando
nuevos mapas amargos.

2 comentarios:

  1. "un amor ideado
    a molde con la necesidad
    de amar y ser amado"

    Me encantan esos versos.

    ResponderEliminar