domingo, 5 de junio de 2011

Comiendo pétalos,


aterciopeladas espinas


sobre la cara.


Masticando ironías


ingratas, esas pequeñas


bofetadas en el aire


proyectadas hacia


el pecho.


Sientes que se aleja,


siento que morir


cada segundo.


Resbaladizas carcajadas


pintadas sobre lienzo


serio.


Lienzo blanco cuya luz


es testigo de la oscuridad


de un nuevo día.


Nuevo día desengañado


tras haber sido abandonado


por brillante noche


agrietada por fugaces


lanzas.


Cielo desangrado,


Mayo marchó


extiguiendo sus


días entre ebrios


melancólicos y miradas


sobrias deseosas


de alcanzar aquellos


infantiles sueños.


Es la realidad


el limitador


de una fantasía


nacida en el onírico


universo de los


sentimientos


la asesina de


cada momento vivido,


condenándola a ser


punzante recuerdo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario