domingo, 10 de julio de 2011

Atormentado corazón
mirando al cielo,
un cielo sordo.
Un manto azul sobre
verdes ojos.
Atormentado corazón
cuyas temblorosas
manos se aferran
a ardientes y
apasionados versos.
Comiendo rosas
secas abandonadas
en aquel lejano
camino.
Amanecer de las flores
que aún no vieron su
propia luz.
Aquella luz cuya
vendada mirada
soñaba hasta perder
ese ramo de sueños
en el olvidadizo
eco de los recuerdos.
Mientras camino
sentada sobre
angustiados días
que gritan
más que hablan.
Pequeños soplos
de viento incrustados
en la piel.
Piel pálida ocultando
ese frio estremecedor.
Estático latido luchando
por su propio y antiguo
movimiento.
Stop.
Camina de pie hasta
que el alma duela,
deja de pintar sonrisas,
abandona la tristeza
comenzando por amar
la vida.

2 comentarios: