miércoles, 28 de septiembre de 2011

Pétalos en la boca,





aquella seca boca





cuyas palabras





se clavaron





fielmente en pálida





piel.





Boca ensangrentada





tras esa dibujada





verdad sobre la cara.





¿Y mi corazón?





Siente el mismo





dolor que las rocas





cuando son golpeadas





por bravas olas.





Se ahoga de manera





tan y tan rápida,





que dejó el recuerdo,





lo abandonó con lágrimas





depositadas en los ojos.





Ahora, ¿qué queda de





aquel renovador aroma?





¿Qué será de cada





pétalo soñado?





Deshaciendo pasos





para trazar líneas rectas





hacia el corazón de





la felicidad,





rompiendo los sueños





hasta besar la oscuridad.






Nacen ramificándose






alrededor del pecho






agónicos segundos,






todo cae, todo desaparece






tras cerrar cada verso.









Vida, aquello en perpetuo






desvanecer.






Vida, ramo de sueños






perdidos a lo largo






de atormentado camino.






Vida, vida, más y más






vida reflejándose






en rostros serios.






Esperanza.











No hay comentarios:

Publicar un comentario