miércoles, 16 de noviembre de 2011

Arrancada de las entrañas

aquella ilusión

que fue vestida de amor.

Arrancado el corazón iluso

por otro corazón lleno de

temor.

Vida.

Amargo segundo

convertido en eternidad,

soledad perdida entre

ruidosos llantos

precipitados.

Jugaste hasta

deshumanizar

cada sentimiento

hasta perder mi razón

en caóticos suspiros

mutilados.

Ya no hay lágrimas

ni suspiros,

tan solo decadente

decepción

pisando fuerte

este día soleado

y frío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario