lunes, 16 de enero de 2012

Luces apagadas en
este solitario cielo.
Ese cielo que en soledad
cubrió con sal este atardecer
una entristecida mirada.
Ese cielo tan frío,
tan amargo fue testigo
de un despiadado
corazón marchito.
Soledad, fiel enemiga
desde el nacimiento.
Hoy cortó la piel
con afilada mirada,
cortó hasta hacer
sangrar al corazón.
Hoy venció el
abatimiento en
un último
desconsolado
suspiro.
Hoy el dolor
cobró rostro,
murió la sonrisa en
sus manos.
Cansancio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario