martes, 7 de febrero de 2012


Mis besos en el suelo,
mi corazón definitivamente
ha muerto.
Los días se marcharon
para no volver más.
Alma helada invade
este cuerpo,
deshaciéndose en
lágrimas el entendimiento.
Dolorido corazón arranca
las lágrimas rabiosamente.
Me tuviste para luego
desterrarme.
Adiós.
Desgarradas entrañas
en esta oscuridad
que baila a mi
alrededor.
El corazón murió en el
último intento de amar,
mi corazón dejó de latir
sin esperanza.
Y ahora, ya no tengo
nada, ni refugio, ni hogar,
ni patria.
Tan sólo amarga decepción
encolerizada con este
cielo que apagó cada
sueño que escribí
en mi pecho.
Ya no nacerán esos
días, en los cuáles
escribía aquello
que eras incapaz de
decir con tu mirada.
¿Cómo olvidar?
Hoy he muerto y quizás
algún día lleguen a resucitar
de nuevo los sueños,
pero hoy dije: "Basta"
Basta de dar más de lo
que tengo sin recibir
nada.
Basta de tanta
soledad, basta de
falsas promesas.
Basta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario