sábado, 11 de febrero de 2012


Tardes extrañas
aquellas en las cuáles
los nervios golpean
el estómago.
Tardes extrañas
en las cuáles tu rostro
es difuminado.
Tardes extrañas
de recuerdos
maltratados,
aquellos que retroceden
el pensamiento hasta
llegar a ese día
donde dejamos
de ser lo que fuimos para
ser convertidos en
un extraño y frío
día.
Aquellas tardes
donde la paz era
encontrada no volverán.
Aquellas tardes
donde el corazón
bailaba dulces melodías
ya no serán bailadas.
Recuerdo,
banderas a media asta
se desangraron
sobre tobillos
rotos este atardecer
cuando la palabra
olvido resucitó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario