lunes, 19 de marzo de 2012

Agua Turbia

En el gran circo
de falsas promesas.
En aquel lugar donde
las palabras fueron
escritas por complacer
la tristeza y cubrirla
de sonrisa.
Falseados los sentidos
cuando el corazón
amaba con dulce boca
cada segundo vivido
para morir día a día
al revivir el recuerdo
aferrado al estómago.
Duro amanecer cuando
el ser sigue en el abandono,
muerte súbita cuando
la noche agoniza en el
regazo.
Ese regazo donde el amor
construyó un nido
cimentado en ilusorio
corazón.
Mentiras sentadas
en la pureza de
desdichada lluvia.
Tormenta en el rostro
que un día fue besado.
¿Y tú que abandonaste
el nosotros sigues
dando aliento?
Arde esta vieja ciudad
iluminada por el odio,
arde cada silla habitada
por el recuerdo de ese
nosotros.
Soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario