sábado, 10 de marzo de 2012


Conflicto,
agridulces maniquíes
perdidos en constante
contradicción por la belleza
aparente de una silueta.
Conflicto.
Sombras proyectadas
perdiéndose en
grandes edificios.
Conflicto.
¿Dónde reside el alma?
Belleza enmarcada
con frustración, en
perpetua lucha por
ser eternizada.
Llega lo establecido
y junto a él
gran soledad
ahogándose en
superficies que
bajo apariencia
humana perdieron
la libertad de amar
por mero conformismo
social.
Un ¿qué será? apoderándose
de la realidad,
falseamiento conceptual
sustituto de la verdad.
No hay más verdad
de la belleza del
fuero interno.
No hay más verdad que
la existencia de los
sentimientos.
La superficies seguirán
siendo superficies
pero el hogar de los
bondadosos pensamientos
serán los llamados
a hacer de nuestra
vida un sueño y de nuestros
sueños una realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario