jueves, 8 de marzo de 2012

Vuelo perdido
aquel que debió
llegar a su destino.
Voces en mejilla
sonrosada,
canto abandonado.
Palabras no masticadas
acarician con silenciosos
rugidos entristecida
garganta.
Despiertan las violetas,
beben los lirios de la
memoria.
Ya no están.
No volverán,
flores caídas en
el suelo, ramos
sin manos,
manos sin pulso.
Costado herido
desaparecido,
tiembla el cosmos
sin sentido.
Amor deshabitado,
amor ocupado por
temido delirio.
Piel maldita
maldiciendo cada
segundo bañado
en recuerdo.
Volarán las horas muertas
a ese regazo donde un día
permanecieron refugiados
los besos.
Ella será de nuevo
sombra,
bajo envejecidas ramas
acariciadas por el
mismo viento que
envolvió el olvido
con suspiros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario