domingo, 22 de abril de 2012

Cenizas




Un todo precipitado
en el vacio de un
universo extraño.
Ya no estás,
marchaste en busca
de la felicidad.
Ya no estás
camino sentada
en busca de lo
desterrado.
En esta atormentada
cárcel la mirada
esconde bajo emocionado
brillo las partes
que fueron reducidas
a cenizas tras
el doloroso adiós.
Ya no estás y los
días no desean decir
nada.
El universo se
extingue como
si no hubiese
un mañana.
Y ya no estás,
 el alma fue
convertida en
incompleta
eternidad condenada.
El cielo ya no es cielo
abandonó la luz
para vestirse
de oscuridad.
Soy el recuerdo de
un entristecido
ayer cuando los
sueños eran sueños
enamorados de la
realidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario