lunes, 16 de abril de 2012


Como duele
olvidar lo vivido,
desterrar lo amado
para abrir paso
a nuevos caminos.
Como duele
no bañarse en aquel
soñador tras dejar
de ser lo soñado.
Punzante herida en el costado
llora cada segundo recordando
que el amor tan sólo
fue un pasajero
entretenimiento ingrato.
Oprimido el corazón
recuerda ese duro opresor
tan dulcemente besado.
Perdido ser
en aquellas amargas
manos.
Y el ahora difuminado
entre borrosas palabras
camina desorientado
en busca de esa sombra
abrazada al pasado.
Sin presente ni futuro
eterna condena anclada
en el estómago.
Recordar que un día
el amor besó mis labios
para luego arrancar
la mirada hasta
devorar toda ilusión
acariciada en mi regazo
.Camino sentada esperando
que aquel que fue encerrado
y arrastrado a lo más profundo
del ser renazca brillante
y vuelva a mi lado.
Miedo.
Producto de ensombrecidas
sonrisas, el alma dejó de habitar
el cuerpo para acercarse
cada anochecer a ese antiguo
lecho donde despiertos
las campanas sonaban
mientras esa pequeña
violeta era deseada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario