lunes, 30 de abril de 2012



Demasiado mendigó
el corazón ante frías
manos.
Demasiado iluso
contempló la vida
¿para qué?
Él no volvería
y tú abandonarías
agria espera.
Demasido soñaron
los sueños,
un ahora en los bolsillos
y un pasado encerrado
en tantas maletas.
Alto precio amar sin
ser amado.
Entre redes sanguinarias
los ojos son mutilados,
pobre de aquel mendigo
que esperando halló
tan solo tiempo
perdido.
Atrapado, enloquecido
alto precio amar sin
ser amado.
Sangriento juego de
niños vivir enamorado,
ella deseó tantas
violetas como jardines
en aquella sedienta
e infértil tierra.
Perdida en la soledad
sigue soñando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario