miércoles, 16 de mayo de 2012

Demasiados  besos
regalados.
Demasiado precio el
de aquel último beso.
Beso malgastado,
beso perdido,
beso golpeado.
Hoy yacen los besos
perdidos en fatídico
anonimato.
Hoy duermen los besos
arropados por compungido
desengaño.
Noches frías desgarran
cada  traza de ese
último beso.
Hoy  lloran los besos
abrazados a nostálgica
luna mientras  sus pasos
siguen pisando el silencio
sembrado.
Hoy lloran pero sus pasos
quebrarán, caerán
en el castigo
siendo arrastrados
al mayor dolor universal,
amar y no ser amado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario