lunes, 21 de mayo de 2012

Ha vuelto a morir
la que un día
fue llamada
a caminar junto
al amor.
Hoy a muerto al
ver viejas fotografías
cuyos aromas se
perdieron en el
lamento de una
herida abierta.
Hoy, ahora, ante
la ausencia de voz
las notas lloran
ante las huellas
de su dulce rostro.
Quebrada alma la
que escribe en la
distancia.
Duele amar
su desfigurado
cuerpo.
Duele tanto que
estremecido aullido
quema la mirada
con envilecido
desconsuelo.
Y en el amar
el alma se abraza
a la muerte.
Y en el amar
el pecho se quiebra.
Y en el amar el
dolor besa cada
nota que de su
boca nace.
Y en el amar es
perdido el entendimiento.
Hoy, ahora, en solitaria
noche, pasea de la
mano del dolor
la que fue llamada
y condenada al olvido.
Hoy, ahora, en solitaria
noche camina sentada
esperando el regreso
de cada violeta soñada.
Hoy, ahora, en solitaria
noche amarga su nombre
es grabado en el firmamento.
Eres y serás fino sueño
escrito en desértica
tierra de lamentos.
Hoy, ahora en solitaria
noche amarga nace
envejecido momento
vestido con lágrimas
de amor eterno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario